domingo, 31 de mayo de 2015

Santísima Trinidad

La Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. El Padre, como creador; el Hijo, como el camino que nos lleva al Padre y que nos recuerda cómo nos quiere Dios; y el Espíritu Santo, el que nos hace sentir la experiencia de Dios.
La Trinidad es comunidad y Buena Noticia. El hombre que busca a Dios, su crecimiento, su liberación…, puede encontrar en la historia y en su historia personal, su presencia como Padre/Madre que siempre está a su lado. Puede sentirse hermano de Jesús y de los demás hombres, porque todos somos hijos. Puede encontrar la felicidad, dejándose llevar por el Espíritu que es viento, que nos hace saber que no está logrado todo y  que hay que seguir luchando, por el desarrollo de toda la humanidad y el nuestro propio.
(Julio César Rioja, cmf)

Evangelio del domingo (Mt 28,16-20)
En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»


De Quiero Ver:

domingo, 24 de mayo de 2015

Pentecostés

Cuando llegue el Espíritu de la verdad, él os conducirá a la verdad plena. El Espíritu es el amor con que el Padre ama al Hijo. Ese mismo Espíritu se nos da a cada uno de nosotros. Por eso, estamos hoy y siempre dentro de ese abrazo de amor.

Leemos el Evangelio (Juan (20,19-23): Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

Y lo reflexionamos a la luz de este vídeo, de Quiero Ver:


Oración:
Ven, fuego suave del cielo, 
a ti quiero entregar mi pasado, 
mi presente y mi futuro. 
Debajo de tus alas quiero colocar mis deseos, 
mis opciones, mis pensamientos, mis afectos, 
todo cuanto tengo y soy. 
Espíritu de amor eterno, 
sopla sobre mí. 
Amén.

sábado, 23 de mayo de 2015

Más celebraciones

Este fin de semana, 23 y 24 de maio, pone fin a las celebraciones sacramentales. 
  • En el día de hoy nos unimos a la celebración de la 1ª Comunión de ocho niños de 4º de Primaria (12.00 h) y a la Confirmación de 17 chicos/as de 4º de Secundaria (19.00 h), que será presidida por el obispo auxiliar de nuestra diócesis, D. Jesús Fernández.
  • Mañana, también a las 12.00 h, el último grupo de niñas y niños de 4º de EP reciben su 1ª Comunión.
Pedimos por todos ellos, para que la recepción de estos dos sacramentos les ilumine y guíe en sus vidas y les ayude a crecer como personas al servicio de los valores evangélicos.

domingo, 17 de mayo de 2015

Ascensión del Señor...

El Evangelio de hoy, el final de Marcos, nos muestra la última aparación de Jesús a sus discípulos.Y les encomienda una misión clara: hablar a las gentes del evangelio del amor y del servicio, del "pasar haciendo el bien" por el mundo.
¡Y qué poco caso le hacemos! Basta mirar las noticias de cada día y son muchos los casos en que actuamos desde el odio, la envidia, el poder... Pensemos en el trato de desprecio que reciben los inmigrantes, personas que buscan un mundo mejor para poder vivir. Lo más reciente es la negativa de ciertos países asiáticos a acoger en sus tierras a quienes escapan de la opresión, el miedo , el terror... y ahí están, en medio de las aguas, de la incertidumbre y de la muerte, si no se les socorre a tiempo.

Leemos el texto evangélico y dejamos que cale en nuestro interior:

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en m¡ nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»
Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

Visualizamos el texto a través de este vídeo, cortesía del equipo de Quiero Ver, que nos invita a realizar alguna acción, sumarnos a alguna causa benéfica o realizar proyectos que impliquen siempre ese pasar haciendo el bien:

Hoy tenemos presentes a todos los inmigrantes a través de esta oración:
Levanto los ojos al cielo 
y veo a Jesús abrazando al Padre y al Espíritu.
Dirijo la mirada al horizonte
y veo a muchas hermanas y hermanos 
llorando de angustia y de dolor.
Ayúdame, Padre, 
a llenar mi vida de amor,
de manos tendidas y abiertas,
dispuestas a acoger desde el corazón 
al necesitado de vida, de paz y de amor.
Que cada uno de nosotros
podamos aprender de ti y de Jesús. 
Concédenos la gracia del perdón,
de la tolerancia, de la acogida y del amor.
Amén.
 

viernes, 15 de mayo de 2015

Fin de semana de fiesta

Este fin de semana del 16 y 17 es doblemente importante por dos grandes acontecimientos:
Por un lado, dos grupos de niñas y niños de 4º de Primaria reciben su Primera Comunión. Tras dos años de preparación, ha llegado el momento de conocer más de cerca a Jesús. Esto será en la capilla del colegio, sábado y domingo, a las 12.00 h.
Por otro, los chicos y chicas de 3º y 4º de ESO que se están preparando para el sacramento de la Confirmación participan en la convivencia anual, que permite pararse y reflexionar a la luz de la fe el deseo de ratificar, en breve o dentro de un año, su adhesión a Cristo y a su Evangelio de amor y de servicio.
 
Pidamos por todos ellos: por los pequeños de 1ª Comunión, para que su primera experiencia de llevar a Jesús muy dentro de si les acerque más a Él y a los demás; y por los jóvenes confirmandos, para que sean valientes en su SÍ a Dios y a ser fieles a su mandato de "Id y anunciad".

Virgen de Covadonga


sábado, 9 de mayo de 2015

Domingo 6º de Pascua

El Evangelio de este domingo nos invita a vivir desde el amor para con todos. De entre todo lo que Jesús expresa en este texto, hay una frase bellísima: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos". Y termina diciendo: "Esto os mando: que os améis unos a otros". 

Evangelio de san Juan (15, 9-17):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»

lunes, 4 de mayo de 2015

Mes de Mayo, mes de María

Saludo a la Bienaventurada Virgen María
(S. Francisco)

Salve, Señora, santa Reina, 
santa Madre de Dios, María, 
que eres virgen hecha iglesia 
y elegida por el santísimo Padre del cielo, 
a la cual consagró Él 
con su santísimo amado Hijo 
y el Espíritu Santo Paráclito, 
en la cual estuvo y está 
toda la plenitud de la gracia y todo bien.

Salve, palacio suyo; 
salve, tabernáculo suyo; 
salve, casa suya.

Salve, vestidura suya; 
salve, esclava suya; 
salve, Madre suya 
y todas vosotras, santas virtudes, 
que sois infundidas por la gracia 
e iluminación del Espíritu Santo 
en los corazones de los fieles, 
para que de infieles hagáis fieles a Dios.